Jari

Institución: Grupo de Investigación en Robótica Aplicada y Biomecánica – PUCP

Año de elaboración: 2016

Descripción: JARI (Joint Atention Throught Robotic Interaction) es un robot diseñado para niños entre 4 y 8 años con Asperger, la cual pertenece a la Condición Espectro Autista.  Estos niños tienen dificultades para desenvolverse socialmente, por tal motivo, las terapias que reciben desde edades tempranas buscan desarrollar conductas de atención conjunta, que les permitan comunicarse. No obstante, las terapias suelen ser por horas y la poca frecuencia complica la evolución rápida de los niños porque en casa, donde pasan mayor tiempo, no la continúan. JARI es una mediador social que le permite a los padres interactuar con sus hijos y continuar con la terapia en casa mediante actividades programadas.

Mediante la aplicación de celular, el psicólogo, puede realizar el seguimiento de los niños. Cada vez que una actividad designada ha sido completada, quedará registrado en la aplicación.  El psicólogo, programa a través de la aplicación de celular qué actividades realiza JARI durante cada semana, cambiandolas según el progreso del niño. Esas mismas actividades se repiten con sus padres en casa.

En la pantalla de los ojos del robot, se proyectan imágenes de objetos, que en alguna de las actividades en niño deberá describir para que el padre adivine que es. El niño aprende a asociar cabeza con pensamientos.


Para definir la apariencia de JARI, se buscó convertirlo en un compañero para el niño. En consecuencia, posee una figura como la de un animal (una mascota), que responde con códigos no verbales, es decir, solo emite sonidos, mueve la cabeza y cambia de expresiones faciales y colores. El niño puede aprender cómo interpretar emociones.

El robot posee diferentes texturas. Tiene piezas de silicona intercambiables en las orejas y patas, así como, una tela tipo polar que recubre el pecho.  El niño al interactuar con el robot, estará en contacto con estas texturas cálidas, permitiéndole experimentar diferentes sensaciones, mejorando la interacción.


Se buscó que la forma no asemejara a JARI a un animal en específico para que cada niño lo asocie a aquello que más le gusta.


Este proyecto fue desarrollado por un equipo interdisciplinario conformado por profesionales de psicología, terapia, ingeniería electrónica y diseño industrial. Recibió el Segundo Puesto en la Categoría Best Robot Design, Software Category en “The Eight International Conference on Social Robotics Kansas – E.E.U.U, 2016”.