VERNE Y EL DERECHO A IMAGINAR

VERNE Y EL DERECHO A IMAGINAR
Primer encuentro internacional de imágenes

Institución o empresa (cliente)
RINC / Red Internacional de Carteles visuales /MEX

Año de elaboración
2020

El mundo está viviendo una experiencia atípica, en situaciones extre- mas los seres humanos necesitamos respuestas y por lo tanto, recurri- mos a la búsqueda de información; nos volvemos al pasado para ver si podemos aprender de su ejemplo con la convicción de que la historia es la maestra de la vida. El aislamiento social nos conduce a momentos de reflexión, es cuando los conceptos de búsqueda, exploración y viaje cobran mayor valor; estos se convierten en introspección o auto reconocimiento. Teniendo en cuenta estas ideas, es evidente pensar en Julio Verne; nombre legen- dario dentro de la creación de la ciencia ficción, el escritor francés que a hecho que millones de lectores viajen «alrededor de la luna», al centro de la tierra y a 20 mil leguas bajo el mar. -En el verano de 1839 la familia Verne se estaba preparando para la cena. Pero faltaba un miembro de la mesa: el pequeño Julio, que solo tenía once años en ese momento. Su padre, enojado por tal desobedien- cia, fue a buscarlo. Un marinero que lo seguía le dijo que había visto a dos jóvenes a bordo del Coralie, un barco frecuente en el puerto de Nantes. Pierre Verne abordó un barco de vapor que lo llevó de Nantes a Paimboeuf, un pueblo río abajo antes de la desembocadura, una parada previa para el Coralie antes de partir hacia India … sí, India. Pierre llegó justo a tiempo para encontrarse con su hijo y azotarlo. Julio, que soñaba con ser marinero, recibió el castigo en su casa ante toda su familia. Y su padre también lo castigó con una dieta de pan y agua y un juramento que lo obligó a decir. Entonces Julio repitió las palabras del padre: «De ahora en adelante solo viajaré en sueños».